Apnea de Sueño

Apnea de Sueño

El objetivo de este blog es ayudar a la población en general a conocer diversas enfermedades relativas a la Neumología. De tal manera que quien padezca alguna enfermedad respiratoria pueda conocerla mejor y ser capaz de identificar oportunamente algún síntoma que requiera valoración médica y que esto le permita tomar decisiones ampliamente informadas junto a su médico.

Al final del post podrá dejarnos sus comentarios y preguntas, o si lo desea directamente a nuestro correo: neumologo.oc@breathbaja.com.

Hoy hablaremos sobre la APNEA DE SUEÑO.

Definición

Apnea significa dejar de respirar, y del sueño que esto sucede mientras dormimos, lo cual nos lleva a la traducción literal de la interrupción de la respiración durante el sueño. Sin embargo, apnea del sueño es más que esa simplificada definición.

Cuando un paciente con AOS duerme se produce un número anormal de interrupciones en la respiración que esta puede ser parcial generando un ronquido, de diferente intensidad, pero que al final del día general caída en la oxigenación de la persona. Este ronquido se ocasiona por el colapso en algún punto de la vía aérea que, al permitir solo una parte del aire respirable, su vibración produce el ronquido característico de esta enfermedad, pero con ello ocasiona que el paciente disminuya su oxigenación. En algún momento, se puede ocasionar colapsos completos, donde el paso del aire es nulo, por consiguiente, no habrá ronquido, pero la oxigenación podrá disminuir aún más o inclusive ocasionar que el paciente se despierte (consciente o inconscientemente). Afortunadamente, ciertas regiones cerebrales ¨despertaran¨ y permitirá que se reestablezca la respiración y consecuentemente la oxigenación. Este ciclo será diferente en intensidad y frecuencia, de acuerdo con la gravedad de cada individuo.
 
 
Con cierta frecuencia el paciente acudirá al médico por sugerencia de su pareja quienes tienen alterado el sueño debido a los ronquidos de la pareja o por miedo al observar tremendo problema de asfixia en su pareja. En otros casos, cuando el padecimiento es más crónico, podrá existir un sueño no reparador, fatiga durante el día, falta de energía y exceso de sueño principalmente. En otro número acuden referidos por su médico de confianza, ya que lamentablemente, la AOS aumenta el riesgo de padecer y de morir por alguna enfermedad cardiovascular. Más adelante, lo explicaré con mayor detalle.
 
 
 

Síntomas de apnea de sueño

Estos podemos dividirlos en los observables durante la noche o al dormir, y aquellos que se producirán durante el día como consecuencia del paso del tiempo de esta enfermedad sin ser atendida.

Síntomas nocturnos:

  • Ronquido
  • Pausas respiratorias
  • Falta de aire por la noche
  • Nictura, es decir, levantarse de la cama para orinar durante la noche
  • Movimientos excesivos

Síntomas durante el día:

  • Exceso de sueño durante el día
  • Fatiga
  • Dolor de cabeza por la mañana
  • Disminución de la libido, en casos más graves disfunción eréctil
  • Problemas de atención, concentración y de la memoria
  • En niños puede ocasionar hiperactividad con bajo rendimiento escolar y confundirse con otros padecimientos
 
 

Pero ¿Qué tan frecuente es este padecimiento?

En México se encuentra en 4.4% de los hombres, pero no es exclusivo de este género, ya que el 2.2% de las mujeres también lo padecen. Lamentablemente, se ha estimado que hasta el 70-80% de los casos permanecen sin un diagnóstico adecuado.

 

Riesgos para la salud

La somnolencia excesiva durante el día se asocia a un 36% de los accidentes vehiculares y además los pacientes con AOS (sin tratamiento) tienen 3 veces más riesgo de tener un accidente vehicular en comparación con población sana.

Adicionalmente, esta enfermedad ocasiona mayor riesgo de mortandad. De hecho, las personas > 40 años + AOS tienen más del doble de riesgo de mortalidad que su contraparte sin esta enfermedad. Igualmente, tienen mayor riesgo de padecer hipertensión arterial sistémica, infartos vasculares cerebrales, enfermedad coronaria, arritmias cardiacas, insuficiencia cardiaca e inclusive muerte súbita.

 
 

Factores de riesgo

La prevalencia de esta enfermedad aumenta con la edad, de hecho, se sabe que en Latinoamérica el 60% de la población >40 años es roncador habitual y el 16% presenta somnolencia excesiva durante el día.

Los hombres tienen de 2 a 8 veces más riesgo que las mujeres, aunque cuanto estas llegan a la menopausia incrementan su riesgo de 4 a 7 veces igualando al varón.

El incremento de peso está sumamente asociado al incremento de riesgo y progresión de esta enfermedad esto ocasionado por aumento en la circunferencia del cuello. No obstante, también habrá pacientes delgados con AOS, generalmente asociadas a alteraciones cráneofaciales que modifican la luz de la vía aérea y consecuentemente la hacen más susceptible del colapso al dormir.

Otros factores relacionados son el consumo de alcohol, tabaco o uso de medicamentos que pueden incrementar la intensidad del ronquido y el número de eventos respiratorios durante el dormir.

En los niños está sumamente asociada al crecimiento amigdalino y adenoideo, no obstante también podrán existir malformaciones congénitas craneofaciales que los hagan más susceptibles de tener esta enfermedad.

 

¿Cómo se diagnostica?

Es importante comentar que debe evitarse su diagnóstico solo por cuestionarios. Los cuales son útiles ya que estos son solo útiles para orientarnos sobre el padecimiento y tipo de estudio que requerirá. Una muy utilizada es la STOP-BANG a la cual puede acceder haciendo click aquí.
De acuerdo con estos puntajes, factores de riesgo y exploración física se establecerá que tipo de estudio es el más adecuado. Básicamente, existe el estudio simple y la polisomnografía, este último a veces conocido como estudio completo de sueño. Puede acceder a la información que escribimos de ellos haciendo click aquí.
 

Beneficios del tratamiento

Como se mencionó previamente, un paciente con AOS tiene mayor riesgo de complicaciones cardiovasculares. De hecho, las probabilidades de morir por alguna enfermedad cardiovascular se incrementan en comparación con población sin esta enfermedad.

Está demostrado que, en pacientes tratados, la mortalidad disminuye a valores muy similares a la de la población general. Esto se ha observado en enfermedades coronarias y vasculocerebrales.

Asimismo, el control de esta enfermedad disminuye el riesgo de accidentes de tráfico, disminuye discretamente la presión arterial, reduce la tasa de recurrencia de una arritmia llamada fibrilación auricular, mejora la resistencia a la insulina y podría contribuir a un mejor control glucémico (aunque este último aún no está claramente demostrado).

 

Tratamiento

Los objetivos del tratamiento son resolver los signos y síntomas de esta enfermedad, restaurar la calidad de sueño, reducir el riesgo de complicaciones y mejorar en lo posible la oxigenación del paciente durante el sueño.

Actualmente, el tratamiento debe ser multidisciplinar de tal manera que se pueda hacer uso de todas las opciones terapéuticas disponibles.

  • El tratamiento estándar para los casos graves es el uso de un dispositivo llamado CPAP aunque en la actualidad no debemos olvidar que en algunos casos se podrán utilizar otras medidas:
  • Dispositivos orales
  • Cirugía de la vía aérea superior
  • Terapia miofuncional
  • En pacientes con sobrepeso u obesidad, se deben establecer medidas estrategias duraderas entre las que se incluyen medidas higiénico-dietéticas, fármacos y cirugía bariátrica en aquellos con indicación.
  • Tratamiento de causas reversibles como hipotiroidismo y reflujo gastroesofágico.
  • En caso de crecimiento amigdalar grave se deberá considerar la opción quirúrgica.
     
     
     

    CPAP es un dispositivo que se conecta a la corriente eléctrica y genera aire a presión, la cual a través de una manguera y a su vez una mascarilla que se colocará sobre la nariz del paciente al momento de irse a dormir impedirá el colapso de la faringe, consecuentemente desaparecerá el ronquido, y el aire respirable entrara libremente a las vías respiratorias. El CPAP deberá ser colocado antes de irse a dormir.

     
     

    Cuando se utilice CPAP es primordial un ajuste adecuado de la presión del equipo y el control del cumplimiento del tratamiento. Se recomienda que todos los pacientes tengan una revisión al primer mes de tratamiento y luego cada 6 meses. Si el paciente presenta una intolerancia al uso de estos equipos deberán considerarse otras alternativas terapéuticas.

    En la cirugía de sueño es necesaria la valoración por el cirujano especializado en estos procedimientos. En la actualidad, es recomendable realizar una endoscopia mediante sedación inducida (DISE) mediante la cual se simulará el sueño de la persona, durante la cual el medico revisara la vía aérea del paciente mediante una endoscopia. Esto permitirá un tratamiento preciso y personalizado ya que lo habitual es que un paciente presente obstrucciones a diferentes niveles de la vía aérea por lo que la realización de la DISE permitirá realizar procedimientos combinados para lograr un resultado optimo.

     
     

    Los dispositivos de avance mandibular (DAM) son dispositivos que se colocan dentro de la cavidad oral previo al sueño con el objetivo de desplazar la mandíbula hacia adelante, logrando aumentar la permeabilidad de la vía aérea. Su indicación es principalmente en AOS leve a moderado, que no tengan indicación de CPAP. Para la prescripción de estos dispositivos es necesario que un odontólogo especializado realice una valoración adecuada y lo coloque de manera coordinada con la unidad de sueño.

     
     

    Entonces, concluyendo el tratamiento debe basarse en las características del paciente por lo que no siempre es CPAP, sino que debe elegirse en función del estilo de vida del paciente. Debe considerarse además los DAM, la cirugía de sueño e inclusive la cirugía bariátrica. En los casos de AOS grave el tratamiento inicial será CPAP, pero acompañada de medidas adicionales que se ajustaran de acuerdo a las características multifactoriales de cada paciente.

     

    Soy el Dr. Cecilio Omar Ceballos Zúñiga, especialista en neumología y medicina interna [Instituto Nacional de Enfermedades Respiratorias (UNAM) y Hospital General del Estado de Sonora (UNAM)] y formación básica en la Facultad de Medicina de Mexicali (UABC). Cofundador de Breathbaja.

    Ced. Prof. 4829126, reg. esp. 6119468 / 7440242

     
    Somos miembros de:
    • American Academy of Sleep Medicine
    • Academia Mexicana de Medicina del Dormir
    • Sociedad Mexicana de Neumología y Cirugía de Tórax
    • European Respiratory Society
    • American Thoracic Society
    • Asociación Latinoamericana de Tórax
    • Sociedad Latinoamericana de Fisiología Respiratoria
    • Sociedad Mexicana de Medicina Interna. Capitulo Mexicali

     

    Regresar al blog